parallax background

Amebas que comen ojos: por qué debes limpiar los lentes de contacto correctamente

El básquetbol es la principal causa de lesiones oculares
3 noviembre, 2018
Una banda para hacer ejercicio causa una severa lesión ocular que podría terminar en pérdida de la visión
18 noviembre, 2018

La ameba más temible

La Acanthamoeba es un parásito que vive en el agua del grifo, los ríos, arroyos, piscinas y duchas. O sea que no es muy difícil de encontrar porque todo el tiempo estamos expuestos al agua. Esta ameba se alimenta de las bacterias en la córnea, y los más propensos a ellas son los usuarios de lentes de contacto, porque se agarra a ellos teniendo acceso directo a su comida.

 Al comienzo causa dolor, y aunque los casos de infección no son tantos, la cura es dolorosa. Debe lavarse el ojo en un hospital y a veces realizarse un trasplante de córnea. En el peor de los casos, si el parásito está muy adentro del ojo, el paciente perderá la vista.

¿Cómo reconocer estas amebas?

Si quieres saber cómo reconocer a este parásito, debes tener en cuenta que causa dolor, picazón, visión borrosa y sensibilidad a la luz. Claro que para confirmar si realmente te está afectando debes ir al médico.

A veces ocurre porque quien usa los lentes lava el estuche con agua del grifo o bien al ducharse. Hay que tener en cuenta que el espacio entre el ojo y el lente es donde vive la ameba, y si tienes los lentes de contacto puestos por demasiado tiempo existe la posibilidad de que se llene de habitantes indeseados.

Un caso extremo

Un caso que salió a la luz es el de una chica taiwanesa que no se quitó los lentes por 6 meses, y las amebas se comieron sus ojos. En este período el oxígeno faltó en este espacio, lastimando el tejido epitelial y creando heridas donde surgieron bacterias, alimento ideal para la ameba.