parallax background

¡PRÁCTICAS Y TRATAMIENTOS PARA VOLVER A VER DE CERCA!

11 TRUCOS PARA MIOPES (O QUIENES FINGEN SERLO)
12 septiembre, 2016
CONOZCA QUE ES LA PRESBICIA Y COMO SE PUEDE CORREGIR
12 septiembre, 2016
Después de los 40 años la presbicia se desarrolla de manera progresiva. Es inevitable que las personas desarrollen presbicia, cuyos primeros síntomas aparecen después de los 40 años. Las gafas son el tratamiento más frecuente, aunque también se puede corregir con la cirugía de Excimer Láser.

Cuando la persona empieza alejando de la vista un material de lectura estirando los brazos al máximo, como tratando de enfocarlo mientras se busca una mejor fuente de luz, no siempre es una manía. Puede ser la primera señal de que se está sufriendo de presbicia, es decir, que no se ve bien de cerca. Esta práctica, que se vuelve constante al tratar de enfocar a corta distancia la letra menuda, se da por la disminución paulatina de la visión cercana.
Dentro del ojo existe un lente que se llama cristalino, que es muy elástico. Cuando se mira de lejos adopta una forma aplanada, y de cerca se abomba. “Este mecanismo de cambio de forma del lente se conoce como acomodación.
Este lente crece y se engrosa hasta que llega un punto en que queda tan lleno dentro de la bolsa donde permanece, que ya no puede cambiar su forma, pierde la acomodación y entonces dificulta fijar la vista en objetos cercanos”.

La pérdida se define, de hecho, como la pérdida de acomodación del cristalino. En sus primeras etapas, la dificultad se presenta al leer las letras pequeñas, y a medida que avanza la persona siente que le hacen falta brazos para alejar más el material de lectura y enfocarlo mejor. Cuando se llega a este punto es necesario buscar alternativas para corregir la visión cercana. Una de ellas es la cirugía con Eximer Láser. Generalmente esta técnica para corrección de presbicia tiene mejor resultado en los pacientes hipermétropes. Entre todas estas, la más difundida hasta el momento es la llamada “monovisión”, la cual consiste en dejar un ojo con buena visión lejana y el otro con un poco de miopía para facilitar la visión próxima. Este concepto no es nuevo pues se aplicaba desde hace muchos años en pacientes usuarios de lentes de contacto. El cerebro acepta esta clase de visión en el 80% de los casos, llevando al paciente a ver de lejos y cerca sin necesidad de usar lentes permanentes y sin darse cuenta de que un ojo ve de lejos y el otro de cerca.
Para estar seguros de que el paciente tolera esta clase de visión o no, se prescriben unos lentes de contacto que deben usarse por 3 días para que el paciente experimente la monovisión y pueda decidir, según el grado de comodidad que experimente, se lleva a cabo su cirugía o no.