parallax background

¿Qué es la cefalea ó Dolor de cabeza intenso y su relación con el ojo?

Parche en el ojo: ¿para qué sirve?
12 mayo, 2018
¿A qué distancia hay que ver la televisión?
9 junio, 2018

La cefalea de Horton o cefalea en racimos se caracteriza por manifestar un dolor unilateral intenso en la zona del nervio trigémino.  Aparece detrás de los ojos y puede venir acompañado de lagrimeo, secreción, taponamiento nasal, inflamación del párpado y de la zona alrededor del ojo.

La cefalea es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso y se caracteriza por dolores de cabeza recurrentes. Al menos la mitad de la población adulta ha sufrido algún tipo de cefalea en el último año.

Este tipo de cefalea suele aparecer en un momento determinado del año y tiene una duración de entre 1 y 3 meses. El número de crisis varía entre una cada varios días,  o varias crisis en el mismo día.

A pesar de que alguno de los síntomas de este tipo de cefalea es manifestar un dolor intenso, no tiene como causa ningún tipo de lesión o tumor. Tampoco se relaciona con una mala visión. En este caso son los neurólogos quienes deben tratar este problema y tratarlo.

Causas de la cefalea en racimos

Actualmente no es posible determinar en concreto la causa de la cefalea en racimos, pero está relacionada con una mayor actividad en la zona del hipotálamo.

Diversas investigaciones apuntan que la gente fumadora tiene más riesgo de padecerla, también se ha estudiado una posible causa genética en algunos pacientes.

Aunque no se pueden prevenir las cefaleas, existen tratamientos para reducir el dolor. Uno de los tratamientos es la administración de oxígeno puro mediante mascarillas, que ha resultado ser una de las formas más eficaces de contrarrestar las crisis.

Otro de los tratamientos son las inyecciones de toxina botulínica, que ayudan a reducir el dolor. Esta toxina funciona como un bloqueo del nervio occipital que ayuda al paciente a descansar.

Actualmente se están realizando ensayos clínicos con distintos tipos de implantes en la cabeza, colocados con una intervención quirúrgica, que dan un impulso eléctrico a los nervios. Estos implantes pueden tener un impacto a largo plazo, mucho más que las inyecciones de toxina.

Las crisis de cefalea en racimos pueden desencadenarse por diversas causas como:

*Consumo de alcohol.

*Consumo de tabaco.

*Realizar actividades a grandes alturas como el senderismo o incluso los viajes aéreos.

*La luz brillante.

*Hacer esfuerzos en las actividades físicas, el calor, ya sea en un clima cálido o tomando baños calientes.

*Consumir alimentos ricos en nitritos.

*Algunas medicinas.

*Consumo de cocaína.

Síntomas de la cefalea en racimos

Las cefaleas surgen rápidamente aunque el paciente suele manifestar aura y náuseas relacionadas con migraña. Los síntomas más comunes durante la crisis de cefalea en racimos son:

Dolor fuerte ubicado en un ojo o alrededor del ojo que puede llegar a irradiarse en otras zonas de la cara, la cabeza y el cuello e incluso los hombros.

*Exceso de lagrimeo, enrojecimiento del ojo afectado.

*Taponamiento la nariz.

*Sudor en la frente, y en la cara.

*Palidez o enrojecimiento de la cara.

*Hinchazón alrededor del ojo.

*Párpado caído.

Algunos síntomas similares a los de la migraña son la sensibilidad a la luz y al sonido que pueden aparecer con el dolor de cabeza, aunque normalmente sólo en un lado.

Tratamiento de la cefalea en racimos

Existen diversos tipos de tratamiento para prevenir o eliminar el dolor de la cefalea:

Para prevenir el dolor de la cefalea de Horton, se utiliza normalmente un medicamento llamado verapamilo. Este relaja los vasos sanguíneos y aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación del corazón, por esta razón suele estar contraindicados las personas que sufren alguna cardiopatía.

Existen otros tratamientos con fármacos como el topiramato, el carbonato de litio o el valproato sódico, aunque ninguno de estos funciona en el 100% de los casos.

Para eliminar el dolor de cabeza rápido, si ya el paciente se encuentra en una crisis, existen tratamientos para frenar el dolor, como la familia de los triptanes, que puede detener la crisis de cefalea en un tiempo aproximado de 15 minutos. Sin embargo estos tratamientos tampoco se recomiendan en personas que sufren cardiopatías y no deben ser administrados más de dos veces al día.

El oxígeno puro administrado con mascarilla puede ser una alternativa efectiva a este tratamiento.

También existen los llamados medicamentos de transición. Reciben este nombre porque su uso es de corta duración y su efecto se aprecia en unos días después de iniciar el tratamiento. Los corticoides son utilizados de esta manera y son efectivos en un 50% de los casos aproximadamente. Sin embargo el uso de estos medicamentos puede ocasionar que la enfermedad se convierta en crónica.

Ninguno de los tratamientos tiene una eficiencia del 100% por lo que el neurólogo debe ser quien decida cuál es el que se debe utilizar en cada caso.

Prevención de la cefalea en racimos

Para evitar este tipo de cefalea se debe eliminar el consumo de cigarrillos, alcohol y de algunos alimentos. También hay que evitar los factores que desencadenan las crisis.

Llevar anotaciones de la crisis puede ayudar a identificar los factores que las desencadenan. Cuando se presente un dolor de cabeza el paciente debe anotar la siguiente información:

*El día y hora en que comenzó el dolor.

*Los alimentos que se han ingerido en las últimas 24 horas.

*Cuánto tiempo ha dormido.

*Qué estaba haciendo y dónde estaba antes de comenzar el dolor.

*Cuánto tiempo duró el dolor y qué lo hizo parar.

FUENTE: oftalvist.es