La retina

Es el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz se enfocan en la retina a través de la córnea, la pupila y el cristalino convirtiendo los rayos de luz en impulsos eléctricos que viajan a través del nervio óptico hacia el cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos. Tener una retina saludable e intacta es clave para tener una visión clara.

La función principal del ojo, como órgano de la visión, es captar la imagen, transformarla en estímulos nerviosos y transferirla a un órgano superior, el cerebro, para su interpretación.
La necesidad de dejar pasar la luz hace que sea un órgano hueco con estructuras transparentes (córnea, cristalino, fluidos intraoculares como el humor acuoso y humor vítreo). Esta transparencia le convierte en el único órgano del cuerpo al que podemos asomarnos directamente a su interior.

Degeneración macular

Relacionada con la edad es la principal causa de ceguera en la población mayor de 50 años. Es causada por un daño en la porción central de la retina llamada MÁCULA. La mácula es la responsable de la visión central fina que nos permite conducir, leer, conocer los rostros, etc. Existen dos tipos de degeneración macular: Seca y húmeda. En la forma humedad de la degeneración macular, vasos anormales crecen en la parte posterior del ojo debajo de la retina. Algunas veces estos vasos permiten el escape de sangre o líquido que causa visión borrosa y distorsión. Sin tratamiento la perdida visual puede ser rápida y severa.
Es una técnica quirúrgica en la que se sustituye el humor vítreo por suero, gases o aceite silicona para poder recolocar la retina, a través del cual, se accede a la cavidad vítrea (espacio interior y de mayor dimensión dentro del ojo) a fin de retirar la totalidad o parte del humor vítreo, por encontrarse este elemento opaco o enfermo.

Cuidados pre-operatorios

Habitualmente, previa a la cirugía y con un completo examen oftalmológico, se evalúa además la salud general del paciente a través de exámenes de laboratorio y con interconsultas a otros especialistas cuando es necesario. El día de la intervención el paciente requiere de un ayuno de 6 horas y debe presentarse a la clínica llevando todos los exámenes tanto oftalmológicos como generales que se le hayan solicitado.Habitualmente, previa a la cirugía y con un completo examen oftalmológico, se evalúa además la salud general del paciente a través de exámenes de laboratorio y con interconsultas a otros especialistas cuando es necesario. El día de la intervención el paciente requiere de un ayuno de 6 horas y debe presentarse a la clínica llevando todos los exámenes tanto oftalmológicos como generales que se le hayan solicitado.
Salvo casos especiales no requiere de otros cuidados preoperatorios.

Cuidados post-operatorios

Primer control al siguiente día de la cirugìa.
Segundo control de 3 a 6 días después de la cirugía.
Tercer control al mes de la cirugía.
Controles postoperatorios según evolución.
Es la presencia de lesiones microvasculares retinianas en los pacientes con diabetes mellitus de larga evolución, en la cual influye la presencia de estados de hiperglicemia prolongados y otras condiciones ligadas a la diabetes, tales como la hipertensión.

Dentro de las manifestaciones más tempranas de cambios por retinopatía diabética, están incluidos los microaneurismas y las hemorragias intrarretinales redondas o en llama; con la progresión de la enfermedad vascular, se encuentran exudados duros, manchas blanco algodonosas o exudados blandos, anormalidades microvasculares intraretinianas.

¿Cuándo se trata la retinopatía diabética?

El mejor tratamiento es hacer lo posible por prevenir el desarrollo de la retinopatía. Un estricto control del azúcar en la sangre reducirá de forma significativa el riesgo a largo plazo de perder la vista debido a la retinopatía diabética. Si existen problemas de hipertensión sanguínea y de riñón, estos deberán ser tratados.
Es un desarrollo anormal de vasos sanguíneos en la retina del ojo que ocurre en bebés que nacen muy precoces. Esta enfermedad causa el crecimiento de vasos sanguíneos anormales en la retina, la capa de células sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo que nos ayuda a ver.

Los vasos sanguíneos de la retina empiezan a desarrollarse aproximadamente tres meses después de la concepción y completan su desarrollo en el momento del nacimiento normal. Si un bebé nace muy prematuramente es posible que los ojos pueden no se desarrollen de manera apropiada. Los vasos pueden dejar de crecer o crecen de manera anormal desde la retina dentro de la parte posterior del ojo. Los vasos son frágiles y pueden tener escapes y causar sangrado en el ojo. Asimismo, se puede desarrollar tejido cicatricial y desprender la retina de la superficie interior del ojo. En casos graves, esto puede ocasionar pérdida de la visión.

Métodos frecuentes en la cirugía de retinopatía del prematuro

Cirugía láser: se usan pequeños rayos láser para cicatrizar la retina periférica (también denominada terapia láser o fotocoagulación). Este procedimiento dura alrededor de 30 a 45 minutos para cada ojo. La fotocoagulación con láser se realiza para eliminar los anormales antes que causen el desprendimiento dela retina. El haz de láser alcanza la retina avascular a través del orificio pupilar, por lo que la lesión de la esclera o tejidos circundantes es mínima. El objetivo de la cirugía es disminuir riesgos de ceguera y enfermedades que generan mala visión en el prematuro.
Crioterapia: es el uso de temperaturas de congelamiento para cicatrizar la retina periférica con el fin de detener el crecimiento de vasos sanguíneos anormales. Durante muchos años, la crioterapia (también denominada criocirugía) era el método aceptado de cirugía para la retinopatía del prematuro, pero ha sido totalmente reemplazada por la terapia con láser.

Desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es una enfermedad que consiste en que la retina se rompe y se despega y separa de las restantes capas del ojo, produciendo una pérdida total o parcial de la visión.
La retina se desprende cuando el fluido hace presión sobre ella hasta que se desprende del globo ocular o cuando hay tracción sobre la retina la cual la levanta y despega.

Cuando hay desprendimiento de Retina la persona ve una sombra negra que empieza a quitarle visión y que generalmente va avanzando y quitando cada vez más campo de visión. Los desprendimientos de retina son más comunes en miopes y en diabéticos, también puede producirse por trauma ocular, después de cirugía de catarata y otras enfermedades.

Desgarros retinales

Los desgarros de la retina son huecos o agujeros que se presentan en la retina debido a diferentes patologías. Es más común en miopes y pueden ser traumáticos. El desgarro de retina no produce dolor, pero es un trastorno serio. Si se deja sin tratar continuará hasta convertirse en desprendimiento de retina en días o semanas. El desprendimiento de retina tampoco causa dolor, pero causa pérdida de visión, que resulta permanente.

Cuando hay desgarro de Retina la persona puede empezar a ver una luz como un relámpago o un flash por un costado del ojo, más frecuentemente en los sitios oscuros. También puede empezar a ver moscos volantes y perder visión a causa de la hemorragia en caso de que el desgarro interese un vaso de la retina El tratamiento de un desgarro de retina requiere cirugía para repararlo y para prevenir su progreso hasta un desprendimiento de retina. Los métodos normalmente usados son cirugía con láser o congelación, y pueden hacerse como paciente externo o ambulatorio (sin necesidad de pasar la noche en el hospital). La recuperación tarda aproximadamente dos semanas.
Los desgarros retinales son más frecuentes en miopes, en operados de catarata o en pacientes que han sufrido trauma ocular.
Abrir chat
1
Agenda tu cita
Hola. Agenda tu cita aquí
Powered by