parallax background

El sarampión es una enfermedad infecciosa que puede afectar los ojos

¿Porqué es importante medir la presión intraocular?
15 diciembre, 2018
Consejos Sobre el Cuidado de los Ojos Para Futuras Mamás
1 enero, 2019

Aunque el sarampión apenas empieza a resurgir como una amenaza en los países desarrollados, la enfermedad ha sido por largo tiempo una de las principales causas de ceguera infantil en el mundo. Un estudio calcula que el sarampión causa hasta 60.000 casos de ceguera por año a nivel mundial. El acceso insuficiente a la vacunación contra el sarampión, y la desnutrición, suelen correlacionarse con tasas más altas de ceguera en los países más afectados.

acerca de las distintas formas en las que el virus puede dañar los ojos y afectar la visión:

  1. Conjuntivitis: Ojos rojos y llorosos como resultado de la conjuntivitis son un síntoma presente prácticamente en todos los pacientes de sarampión. Este tipo de ojo rosa generalmente se desarrolla en las primeras etapas de la enfermedad y es el síntoma distintivo junto con fiebre, tos y flujo nasal, que suele presentarse antes de la erupción característica. Esta afección generalmente se resuelve sola a medida que la enfermedad sigue su curso.
  2. Queratitis: La queratitis es una infección de la córnea, la ventana del ojo. Comparada con la conjuntivitis, la queratitis presenta síntomas más severos y consecuencias mucho más peligrosas. Los síntomas incluyen dolor, enrojecimiento, lagrimación y sensibilidad a la luz. Puede haber sensación de cuerpo extraño como de partículas incrustadas en el ojo. La queratitis, que suele tratarse con gotas medicadas, puede causar visión borrosa transitoria, aunque, si lleva a la formación de cicatrices, la pérdida de la visión puede ser permanente.
  3. Cicatrización de la córnea: Las úlceras corneales son lesiones abiertas en la parte anterior del ojo que se pueden producir cuando esta parte del ojo se infecta, ya sea por el virus del sarampión o por una infección bacteriana que se desarrolla en forma secundaria al sarampión. Las úlceras pueden aparecer como puntos blancos en la parte anterior del ojo y, por lo general, se tratan con gotas tópicas antivirales o antibióticas. Cuando las úlceras sanan, pueden producir una cicatriz y dejar un tejido cicatricial opaco que inhibe la visión y produce ceguera.
  4. Retinopatía: Aunque es poco frecuente, hay casos documentados en los que el virus del sarampión destruye la retina, una capa de células en la parte posterior del ojo que convierte la energía de luz en impulsos eléctricos que van al cerebro. La retinitis puede producir pérdida transitoria y, en algunos casos, pérdida permanente de visión.
  5. Neuritis óptica: Esta inflamación afecta el nervio óptico que envía señales de la parte posterior del ojo al cerebro. Esta complicación es relativamente rara pero puede ocurrir en pacientes con sarampión que además desarrollan encefalitis, o inflamación del cerebro, aunque también se han visto casos sin encefalitis. Los casos agudos pueden tratarse con corticosteroides. Al igual que con la retinitis, la pérdida de visión por neuritis óptica puede ser temporal o permanente.
  6. Ceguera: El sarampión es una de las principales causas de ceguera infantil en los países en desarrollo en donde los programas de inmunización para esta enfermedad están menos establecidos y por lo general se ven interrumpidos por conflictos bélicos. Cuando esto se combina con la desnutrición, en especial con la deficiencia de vitamina A, el sarampión se asocia con cicatrices corneales por ulceración y queratitis, dos de las razones más probables de la ceguera producida por esta enfermedad eruptiva. También se ha visto ceguera debida a neuritis óptica.

Prevención

No hay un tratamiento antiviral específico para el sarampión, lo que hace que la vacunación sea la mejor forma de limitar la diseminación de esta enfermedad. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud, recomiendan la vacunación contra el sarampión a niños de 1 año o mayores y a adultos que hayan nacido en 1957 o después, que no hayan sido inmunizados contra el sarampión.

FUENTE: AmericanAcademyOfOphthalmology