glaucoma

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico, que es la parte del ojo que conduce las imágenes que vemos, hacia el cerebro. El nervio óptico está formado por muchas fibras nerviosas, como un cable de electricidad que contiene muchos filamentos. Cuando aumenta la presión en el interior del ojo, pueden dañarse algunas fibras del nervio óptico provocando la aparición de puntos ciegos. Estos puntos ciegos habitualmente no se detectan hasta que el daño al nervio óptico es significativo. En caso de que la destrucción del nervio óptico sea completa, se produce ceguera.

La detección y el tratamiento precoces por parte del oftalmólogo (medico de los ojos) son las claves para prevenir el daño al nervio óptico la ceguera provocados por la glaucoma.
1¿QUÉ CAUSA EL GLAUCOMA?
Dentro de la parte anterior del ojo circula un líquido claro llamado humor acuoso. Constantemente se produce una pequeña cantidad de dicho líquido, y una cantidad igual fue hacia afuera del ojo a través de un sistema microscópico de drenaje, manteniendo un nivel Constante de presión dentro del globo ocular. (Este líquido no forma parte de las lágrimas que bañan la superficie externa del ojo.) Debido a que el ojo es una estructura cerrada, en caso de que la zona de drenaje del humor acuoso (llamada ángulo de drenaje) resulte bloqueada, el exceso de líquido no podrá abandonar el ojo. Aumentará la presión del líquido dentro del ojo empujando al nervio óptico, con la posibilidad de provocar algún daño. Parte delantera del ojo. Practicamos cirugía para los casos de glaucoma en que exista indicación médica tal como empeoramiento progresivo del campo visual a pesar de tener el máximo tratamiento médico tolerado y otras indicaciones quirúrgicas que serán determinadas por el sub-especialista.
2ATAQUE AGUDO DE GLAUCOMA
El riesgo de desarrollar glaucoma crónico de ángulo abierto aumenta con la edad. El ángulo de drenaje del ojo se vuelve menos eficiente con el paso del tiempo, y la presión intraocular aumenta gradualmente, causando daño al nervio óptico. En algunos pacientes, el nervio óptico se torna más sensible a la presión normal del ojo, corriendo el riesgo de sufrir lesiones. Es necesario realizar un tratamiento para prevenir mayores pérdidas de la visión. El glaucoma crónico de ángulo abierto daña la visión de manera tan gradual e indolora, que usted puede no advertir el problema hasta que el nervio óptico ya ha sido lesionado. Glaucoma de ángulo cerrado. En algunas ocasiones el ángulo de drenaje del ojo puede resultar completamente bloqueado. El iris (la parte coloreada del ojo que hace que los ojos se vean azules, marrones o verdes) puede descender y tapar completo el ángulo de drenaje. Esto es como una hoja de papel que flota cerca de un desagüe; si el papel inesperadamente cae sobre la boca de drenaje, el flujo se detiene abruptamente. Cuando la presión intraocular aumenta bruscamente, se produce un ataque de glaucoma de ángulo cerrado o glaucoma agudo.
3¿CUÁLES SON LOS DIFERENTES TIPOS DE GLAUCOMA?
Glaucoma de ángulo abierto, glaucoma de ángulo estrecho y glaucoma de presión normal.
Este es una verdadera emergencia oftalmológica. Si usted tiene cualquiera de estos síntomas, llame a su oftalmólogo inmediatamente. Este tipo de glaucoma puede provocar ceguera, a menos que sea tratado rápidamente. En algunos pacientes, el glaucoma tiene tanto las características de tipo crónico de ángulo abierto, como las de tipo agudo de ángulo cerrado. Esto puede llamarse glaucoma crónico de ángulo cerrado o glaucoma de mecanismos mixtos.

Su oftalmólogo evaluara todos estos factores antes de decidir si usted necesita tratamiento para el glaucoma, o si requiere un control estricto por sospecha de glaucoma. Esto significa que su riesgo de desarrollar glaucoma es superior al riesgo normal, y que usted deberá hacerse examinar los ojos regularmente para detectar los signos tempranos del daño al nervio óptico.

Factores de riesgo mas importantes

  • La edad.

  • Antecedentes de traumatismo ocular.

  • Ancestro africano;.

  • Antecedentes familiares de glaucoma.

¿Cómo se detecta el glaucoma?

Los exámenes regulares de los ojos realizados por un oftalmólogo son la mejor manera de detectar el glaucoma. El examen ocular que solo controla la presión del ojo no es suficiente para determinar si usted tiene glaucoma. La única manera segura de detectar el glaucoma es realizando un examen oftalmológico completo.

Durante la evaluación del glaucoma, su oftalmólogo hará lo siguiente:
- Medirá la presión intraocular (tonometría); - Inspeccionara el ángulo de drenaje de sus ojos (gonioscopia). - Evaluará la presencia o ausencia de alguna lesión del nervio óptico (oftalmoscopia). - Comprobara la visión periférica de cada ojo (examen del campo visual o perimétrica).

Es posible que se le recomiende realizar fotografías del nervio óptico u otros exámenes por imágenes computarizadas. Algunas de estas pruebas pueden no ser necesarias en todos los casos. Es posible que se deban repetir de estas pruebas de manera regular para controlar cambios en su estado ocular.

Medicaciones

Habitualmente, el glaucoma se controla con gotas oculares utilizadas diariamente. Estas medicaciones disminuyen la presión intraocular, ya sea haciendo más lenta la producción de líquido en el ojo, o mejorando su eliminación a través del ángulo de drenaje. Nunca cambie ni deje de utilizar su medicación sin consultar al oftalmólogo.
Si la medicación está agotándose, pregunte a su oftalmólogo si debe comprarla nuevamente.
La medicación para el glaucoma puede preservar su visión; sin embargo, también puede producir efectos colaterales. Usted debe notificar a su oftalmólogo si cree que está experimentando efectos colaterales.